Entrevistas

Fotografía de Neneta Herrero

Neneta Herrero nació en Vigo y vive en el Hío, en Cangas, desde hace treinta años. Es cajera en la oficina central de Caixanova en el municipio. Madre de dos hijos, abuela de tres niños. Lleva viajando a este pasís asiático desde hace 25 años.

¿Por que una escuela y por que en la India?
Llevo más de veinticinco años yendo a la India, de turista. Siempre pensé de que manera podría ayudar, pero realmente no sabía cómo. Después del ciclón, al ver la escuela destruida, que daban las clases el aire libre, me pareció que debía y podía hacer algo. Contacté con unos amigos y todos se mostraron muy solidarios. Pensamos que sería de esos niños si no tuviesen esta oportunidad. Al menos, conseguimos que doscientos chavales tengan una oportunidad para cambiar su vida. Considero que cada uno tiene que aportar su grano de arena en este caos mundial.

¿Cómo decidió ponerle el nombre de María Soliña?
Influyeron varias cosas: que era mujer, que era de Cangas, y que es un símbolo inconformista. Allí, en la India, digo que era una filósofa. No entenderían lo de la Inquisición.

¿Qué sensación le produce hacer esto?
Una gran satisfacción. Me cambió la vida. Antes andaba un poco perdida y ahora tengo un objetivo. Estoy haciendo algo del que se espera de mí cómo ser humano. No es ninguna carga. Le dedico mucho tiempo, aquí y allá, pero no lo considero trabajo. Es una actividad agradable y satisfactoria.

¿Cómo la ven la gente de la aldea?
Me tienen que ver como un bicho raro. Para los indios, los extranjeros somos dólares con patas. Para evitar que me tome por la típica persona rica, les dejo claro que la escuela la financia un grupo de amigos. Intento que los niños me vean como una amiga. No les permito que se me tiren a los pies, como acostumbran a hacer en señal de respeto. Les doy besos, juego con ellos. Cuando los llevé al zoológico, al mirar los gansos, dijeron: "Hola amigo, como estas", es una de las pocas frases que saben en español, pero no sé si asociaron los gansos, para ellos bichos extraños, con gente como yo.

¿Hasta cuando va a seguir al frente de la escuela?
Me preocupa quien llevará esto cuando yo no esté. Me pregunto que amigo tomará el relevo. Cuando los alumnos crezca, intentaremos prepararlos para que asuman la autogestión de la escuela, pero ese es un plan a largo plazo.


ShangaIndia, 2010      C.I.F: G36500031

diseñado por bimbio