Entrevistas

Fotografía del shadu Babasivananda

Shivananda es un sadhu. Él pertenece a la cofradía de los ramanandis que fué creada conforme a las enseñanzas del filósofo Ramananda. Su mirada, de un azul profundo, nos sumerge en una extraña calma. Su benevolencia hacia los otros sólo es comparable a su amabilidad y a su chispeante sentido del humor.

¿Me contará su historia?
¡Huy!, eso es muy antiguo. Llevo 30 años viajando por India y Nepal. Buscando.

¿Y qué ha encontrado?
Shadus (maestros) auténticos. Los que viven en cuevas o en los bosques y a los que nadie puede encontrar. Ahora hay mucha mentira, shadus que montan ashrams (comunidades) para ganar dinero. Los hombres sagrados no quieren nada. No necesitan nada.

¿Nada, nada?
Sólo preguntarse por el significado de la vida.

¿Y cuál es el significado de la vida?
Un día naces y otro te mueres. Según cómo te hayas trabajado en esta vida te irá en la próxima. Puedes nacer hombre de virtudes, animal o cosilla. Si no tienes poder interior, serás algo que no sirve para nada.

¿Cuándo comenzó usted a buscar a Dios?
Las distintas religiones son como el hielo y el agua, el hielo es agua y el agua es hielo. Cada religión llama a Dios de una manera, ¡pero quién sabe cuál es el auténtico nombre de Dios! La gente le pone un nombre, pero no buscan qué hay detrás del nombre.

¿Usted lo sabe?
Yo siento que hay una fuerza muy grande, pero no sé más. Creo que Dios ha puesto dentro de cada persona un poder para conectarse con él, y que sólo se consigue con la meditación. Pero no espere grandes cosas de la meditación. Únicamente te da una pequeña luz. Para mí, Dios no tiene nombre.

Vale.
Los humanos estamos demediados. La mitad de nuestra cabeza es sagrada, en la otra mitad habitan los demonios. Los dioses y los demonios están dentro de uno.

Podrían firmar un pacto de no agresión.
El amor y la compasión son un trabajo sagrado. La ira es un trabajo del demonio. Nuestro trabajo es luchar contra los demonios interiores.

¿Usted ha conseguido expulsarlos?
Je, je, je... Lo intento, quiero darles una patada, pero lo único que puedo hacer es no escucharles. Hace 15 años que no como durante el día, sólo un poquito por la noche.

¿Así expulsa los demonios?
Sí, la vida no es posible si uno no sabe controlarse, y lo primero que hay que controlar es la comida. La carne es muy caliente y excita la mente, alimenta los demonios y no te permite estar tranquilo, seguro. ¿Quiere que se lo diga en español?

Bo.
"Comer más, cagar más", je, je, je.

¿Eso de que el cuerpo es templo del alma?
Si no hay alma no hay vida. Cuando uno se muere ya no es nadie, es un muerto, pierde su nombre. Cuando naces tampoco tienes nombre, son los padres los que te ponen un nombre para significarte. Dios no hace templos ni mezquitas: las construyen las personas, hacen lo mismo que con los niños.

Queremos conquistar el más allá.
La gente sólo se preocupa por la casa y por el coche. Pero nadie piensa en que debe mantener el corazón lustroso, que hay que limpiar el corazón antes que el coche. Me parece muy extraño que no se den cuenta de que luego tienen que dejarlo todo aquí.

Hay gente mala que tiene una buena vida.
La gente no es mala, hace un mal trabajo.

Bien, pues hay gente que tiene una buena recompensa por su mal trabajo.
La gente que vive pendiente del dinero nunca es feliz. El dinero es muy caliente, te quita la paz. Yo no he querido construir mi vida a su alrededor, je, je, je. Patada a todo.

Es usted muy drástico.
Simplemente me tomo en serio y eso parece una locura. Pero el que está loco es el mundo: sólo se valora el dinero y el poder.

¿No ha sido siempre así?
Ahora hay demasiados poderosos que viven del trabajo de los demás. Son todos caca de vaca. Política significa dinero. Política es mierda de toro.

El ser humano es tonto.
Si, seguro.

Tiene usted un extraño sentido del humor.
El sentido del humor es muy bueno para el pecho y también para la cabeza. Quien está limpio de corazón ríe.

¿Qué quiere que hagan con su cuerpo cuando muera?
Yo no lo voy a ver; me da igual, je, je, je.

¿Ha sido feliz?
Sí, seguro, seguro, muy feliz. Nunca he estado triste, no sé muy bien lo que es.

¿Qué es lo más importante que le enseñó su maestro?
A dar patadas a los demonios. Los demonios te encadenan. Es un círculo sin fin, las necesidades crean más necesidades.

¿Qué hace usted por los demás?
Si quieres comer, has de coger la comida con tus manos y llevártela a la boca: no va a venir otro a darte de comer, je, je, je.

¡¿Pero no somos todos la misma alma?!
Una única mano pero cinco dedos y todos distintos. Es muy extraño, pero todos somos una familia y todos diferentes. Cada uno escoge su camino. Sólo tiene sentido dar si te hace feliz.

Pero a usted la gente le pide consejo.
Sí, pero yo nunca he sido un maestro. Yo soy estudiante, siempre estoy aprendiendo. Con sólo mirar se aprende. Mirando con calma. ¿Qué hace la montaña? ¿Qué hace el mar? ¿Qué hace una flor? ¿Qué hacen los pájaros?... Y tú, ¿qué haces? Todo es muy extraño, es como un milagro. La naturaleza es muy buen maestro.

¿Qué le falta por aprender?
La vida. Yo no sé nada, no comprendo nada.

Entrevista realizada por IMA SANCHÍS - La Vanguardia 05-11-2003


ShangaIndia, 2010      C.I.F: G36500031

diseñado por bimbio